La noche del 6 de Enero murió Yaneth.

El 5 de Enero me levanté tarde, sobre las doce del mediodía, después de un largo viaje desde Suecia. Llevaba sin dormir bien durante los últimos meses debido a todos los problemas con Yaneth. Este día estaba, si cabe, más nerviosa de lo habitual; sabía que en tres días yo entregaría las llaves del apartamento a su propietario y después me marcharía a Suecia por un tiempo y sobretodo que nuestra relación había llegado a su final. Empezó ella esa mañana una discusión muy subida de tono. Me repetía gritando que no me dejaría, a la vez que golpeaba su cabeza contra la pared. Me dio miedo y salí del apartamento al pasillo; llamé al timbre de la vecina de al lado-Victoria-pero nadie contestó. Regresé a mi apartamento e intenté hablar con Yaneth, convencerla para que se calmara; conseguí que saliera a la calle a dar un paseo.

En el camino nos encontramos con Charles, un amigo francés que vivió provisionalmente en mi casa de Málaga durante el tiempo que yo estuve de viaje en Suecia. Charles quiso invitarnos a cenar por la noche en un restaurante francés. Antes paramos en un pub inglés a tomar unas cervezas. Una vez en el restaurante, Charles como buen cocinero y entendedor de vinos pidió Pernod de entrada y un par de botellas de vino para cenar. Después de la cena decidimos regresar al pub para tomarnos otro par de cervezas. Después de un rato me sentí un poco ebrio y muy cansado. Le dije a Yaneth que me iba al apartamento a dormir: En el pub había una chica que cumplía años y ésta animó a Yaneth para que fueran juntas a una discoteca; Yaneth dijo que sí pero que pasaría antes por casa para cambiarse de ropa. Mientras se cambiaba yo me lavé los dientes; me acosté y me quedé profundamente dormido. De repente me desperté al arrojarme Yaneth una cazuela de agua encima, cuando regresaba a toda prisa con otra cazuela llena pude cogerla de las manos para que no me la tirara. Se puso histérica y subiéndose a la cama comenzó a golpearme y a morderme por todas las partes. Me deshize de ella y me metí en el baño cerrando la puerta con cerrojo. Yo pensé que se la la pasaría el ataque de histéria; que se marcharía a la discoteca y me dejaría en paz. Pensaba dormir incluso en el cuarto de baño; estaba desnudo y me puse el albornoz cuando de repente empezó a gritar al otro lado de la puerta y a dar patadas. Logró romper la puerta e introdujo la mano por el agujero que había hecho para abrirla. Tenía un cuchillo de cocina en la mano; aterrorizado salí como pude corriendo hacia el salón y ella vino detrás e intentó apuñalarme. Logré coger un palo de la fregona para defenderme de ella. Al final pude arrebatarle el cuchillo. Entonces ella se fue a por mi ordenador portátil e intentó tirarlo al suelo pero pude cogerlo.

Yaneth desapareció del salón y yo me fui al dormitorio. Después de un tiempo oí a Yaneth gritar histérica desde el balcón. Yo corí para ver lo que había pasado. Ella estaba sentada en la barandilla con la espalda hacía la calle y los pies en un banco; cuando salí al balcón me dio una patada y me desplazó hacia atrás al mismo tiempo que ella perdía el equilibrio y caía al vacío hasta la calle, muriendo después del fuerte impacto.

¿Cómo y cuándo conocí a Yaneth?

Conocí a Yaneth el 18 de Agosto del 2001. Trabajaba en el club Scandalo situado en el polígono de Guadalorze de Málaga, local al que fui con mi primo Christian que había venido a pasar una temporada de vacaciones a mi casa en Málaga. Janeth y María, una compañera suya de trabajo, me preguntaron si podían quedarse a dormir durante unos días en mi casa pues tenían problemas para encontrar un sitio donde quedarse. Después de unos días en mi casa, se marcharon en avión a Mallorca para trabajar en un club. Pasaron unos días y me llamó Yaneth contándome que tenía problemas con María, su compañera. Me dijo que ella había pegado a María y que ésta la había denunciado a la policía. Yaneth quería volver a Málaga y llorando me pidió que la ayudara. Yo la compré el billete de avión para Málaga y se vino a mi casa.

Desde el primer momento en el que Yaneth entró en mi casa comenzaron los problemas. Ella hacía mucho ruido, lloraba y todo esto molestaba a mi vecino. El presidente de la comunidad se quejaba porque no podía dormir llamándome varias veces la atención. Yaneth estaba acostumbrada a trabajar de noche y dormir de día, así que el cambio la hacía inestable, la volvía loca.

Ella tenía en Madrid una hija a la que no podía cuidar por encontrarse trabajando en distintos clubs y pagaba a una niñera para que cuidara a la niña. Ella quería que la niña viniera de vacaciones a mi casa; después de hablar sobre el tema, me convenció; nos pusimos de acuerdo para hacerlo y la trajimos.

Yaneth siguió molestando a mis vecinos con sus ruidos. Decidí alquilar otra casa (un adosado) en Arroyo de la Miel en Septiembre del 2001.

Antes de conocer a Yaneth, mi amigo Paul y yo habíamos decidido que él viniera a vivir conmigo; así que vino desde Suecia para trabajar y se estableció en mi casa también. Yaneth se puso muy nerviosa y celosa, decía que dedicaba más tiempo a mi amigo que a ella; se ponía histérica.

A principios del mes de Septiembre hicimos una barbacoa en el jardín de la casa en Arroyo de la Miel. Después de la barbacoa, Paul y yo, decidimos salir a dar una vuelta y enseñarle el pueblo. Cuando íbamos a salir Yaneth se alteró, nos cogió las llaves de la moto; tiró la moto al suelo y gritaba que nos mataría a los dos, a Paul y a mí.

A finales de Septiembre vino una amiga de Yaneth llamada Carolina con su hija, para pasar una temporada con nosotros. Yaneth seguía con los problemas de celos y en varias ocasiones me amenazó con cuchillos, diciéndome que quería que mi amigo se fuera de la casa. Ella siempre me arrinconaba, me dominaba y yo no sabía lo que hacer. Llamamos a la policía muchas veces, pero la policía no ponía remedio ni solución a esto. En una ocasión nos dijeron que “unos hombres como nosotros no deberíamos tener ningún problema para controlar a una mujer tan pequeña y que ellos no podían hacer nada”.

Yo insistí a Yaneth que no podíamos continuar con la relación, yo no podía más; pero ella se ponía histérica y decía que me denunciaría a la policía diciendo que yo la maltrataba, mostrando lesiones que ella misma se produciría.

Una noche intentó suicidarse cortándose un brazo. La herida era bastante profunda y muy grande. Había sangre por todas partes; le pedía a Paul que me ayudara a parar la sangre. Atamos una toalla alrededor del brazo pero no servía para nada. Yo llamé inmediatamente a Urgencias para que mandaran una ambulancia pero me dijeron que tenía que esperarme porque no había ninguna ambulancia libre en ese momento. Volvía a llamar pero seguía sin haber ambulancias. Al final, tuve que llamar a un taxi y nos llevó a Urgencias en Arroyo de la Miel. Desde allí mandaron a Yaneth en ambulancia al hospital en Málaga. Les dije que ella necesitaba ayuda psiquiátrica. Yo me fui a casa, cuando llegué, Carolina estaba limpiando la sangre, había mucha y tuvimos que limpiar con una goma de agua. Esa misma noche me llamaron del hospital diciéndome que podía pasar a recogerla. Cuando llegué estuvimos hablando con el psicólogo, él me dijo que Yaneth ya se podía marchar. Yo intenté convencerle de que ella necesitaba ayuda pero me dijo que ella estaba calmada y que él no podía hacer nada más.

Pasados unos días hablé con ella y le expliqué que yo no podía más con la situación; que no quería vivir más con ella y que me estaba complicando la vida. Yaneth se puso como una loca, no podía aceptarlo y me amenazó de nuevo con que se destrozaría la cara y me denunciaría o que si la dejaba me mataría.

En Octubre del 2001 pude convencerla. La dije que necesitaba estar solo durante un par de meses para poder centrarme en mi trabajo. Yaneth aceptó y decidió ir a trabajar por ese tiempo a un club de Castellón. Cuando se fue decidí cambiarme de casa. Alquilé un apartamento en Mijas Costa y me hice cargo de la hija de Yaneth. Yo la cuidaba: la preparaba el desayuno, jugaba con ella y la llevaba a la guardería durante la mañana; después, durante mis horas de trabajo, una niñera cuidaba de ella. Mi madre decidió venir de Suecia, acompañada por su marido, para ayudarme a cuidar la niña cuando yo trabajaba por la mañana.

En Navidad del 2001 vuelve Yaneth a Fuengirola. Estaba más alterada que antes; discutía con Paul todo el tiempo hasta que éste decidió que no podía aceptar más ésta situación; se marchó y alquiló un apartamento.

Un día la comenté que un amigo nos había invitado a una fiesta en su casa en Marbella. Ella no quería ir pero yo le dije que yo si quería; de repente se alteró, corrió a la cocina y cogió un cuchillo grande. Me atacó, intentó apuñalarme. Mi madre que estaba en casa la arrebató el cuchillo y yo pude llamar a la policía para pedir ayuda. Les relaté lo sucedido y que había ocurrido otras veces. Les pedí que por favor se la llevaran; que ella no podía quedarse en mi casa después de lo sucedido. Me dijeron que no se la llevarían a la comisaría con una niña pequeña. Añadieron que ella era mi problema y que yo lo solucionara.

Al día siguiente mi madre y su marido se despertaron sobresaltados por el ruido que venía del salón; allí encontraron a Yaneth en el suelo con una cuerda de tela alrededor del cuello y colgada del techo. Se había caído y golpeado un un borde de la mesa fracturándose la mandíbula. Había un gran charco de sangre. Quisimos llevarla al hospital pero ella se negaba. Estuvo tomando pastillas para el dolor;